Sendero Loma Pelada (Autoguiado)

  • Principal atractivo: Mirador Loma Pelada
  • Público objetivo: Aficionados al deporte y la naturaleza, escolares de enseñanza básica y media, adultos mayores
  • Grado de Dificultad: Baja
  • Extensión total: 3K

Sendero Loma Pelada

Emplazado al comienzo de la zona intermedia del Parque Mahuida, el circuito de la Loma Pelada se presenta como una excelente alternativa para aquellos que quieran disfrutar de un hermoso paseo bajo un entorno natural, con el gran atractivo de poder apreciar las soberbias vistas del valle de Santiago que en él se ofrecen.

Este recorrido demora alrededor de 1h y 30 minutos, el cual transcurre por senderos perfectamente demarcados y señalizados, con pendientes moderadas y estaciones de descanso que lo hacen apto para toda la familia. Cuenta, además, con interesantes atractivos, tales como un Reloj de Sol, cruce de quebradas, observación de flora y fauna endémica de la zona y dos miradores, siendo el de Loma Pelada el hito principal del circuito.

PRESENTACIÓN

El sector norte del Parque Mahuida en donde se inserta este sendero, se caracteriza por la presencia de árboles jóvenes dispersos, muchos rebrotes en forma de arbustos, grandes extensiones de matorral y hierbas, debido a la quema reiterada del bosque original y generación de praderas para la ganadería y agricultura en la época de la colonización. Esta mirada hacia el pasado, nos permite valorar el paisaje del presente que aún alberga sectores con árboles nativos: Quillayes, Litres, Maitenes, Bollenes, Espinos, escasos Peumos; y que alberga principalmente un matorral compuesto de diversos arbustos como el Colliguay, el Romerillo, el Tevo, entre otros. Esta historia de perturbaciones y regeneración del ecosistema se ve cristalizada en el nombre “Loma Pelada” que acuñaron los antiguos habitantes de La Reina y que hoy sigue vigente en la memoria colectiva de los visitantes.

EL COLIGUAY

El “Coliguay”, un importante matorral del Parque

Destacamos el valor del género arbustivo Colliguaja que se aprecia en Mahuida y en todos los cerros del valle de Santiago, representado por tres especies cuya presencia varía con la altura: en las zonas más bajas domina Colliguaja odorífera o Colliguay, que es una especie dominanate en el matorral y además endémica. Luego en alturas intermedias es sustituida por Colliguaja salicifolia, y en la parte superior, Colliguaja Integerrima se convierte en el representante dominante de este género.

Uno de los atributos ecológicos característicos de este género es que requieren muy poca agua, haciéndolos arbustos colonizadores de suelos pobres e intervenidos, además su follaje y flores masculinas son rojas, rasgo llamativo que explica su nombre de origen mapuche: Colliguay deriva de Kollywayu, Kolly que significa rojo, y de wayu que significa “espina”.

DESCRIPCIÓN DEL SENDERO

Hecho el ingreso al Parque, se debe transitar por el camino vehicular aproximadamente unos 150 metros hasta una amplia entrada que señaliza la dirección hacia la Zona de Picnic del Parque. Aquí se debe  abandonar la calle principal y tomar dicho camino de tierra:

Foto – Entrada y comienzo del Circuito

Foto – Al empezar el recorrido se encuentra una toma de agua, ideal para recargar botellas que nos permitan hidratarnos durante la actividad.

Transcurridos 140 metros aprox. desde el inicio del recorrido, nos encontramos con la primera de varias bifurcaciones que se nos presentarán. Debemos escoger la de la Izquierda, debidamente señalizada.

Foto – Primera bifurcación; tomar la de la izquierda, abandonando el camino de tierra.

 A los pocos metros se nos presenta una segunda bifurcación, nuevamente elegir la de la izquierda, la cual nos adentrará en el costado norte de la zona de Picnic.

Foto 222 – Segunda Bifurcación, la que separa la entrada a la zona de Picnic con la ruta que debemos proseguir. Volver a escoger la de la izquierda.

Foto – La ruta que rodea la zona de picnic es ancha, de suave pendiente, bien demarcada.

Son aproximadamente 400 metros los que debemos recorrer hasta conectarnos con la primera estación, un lugar caracterizado por contar con baños, señalizaciones, carteles informativos e infraestructura propia del Parque.

Foto – Llegada a la primera estación de descanso.

Foto – Estación de descanso y de servicios básicos, ingreso al camino de tierra.

Foto – Vista del camino de tierra que debemos proseguir.

Desde la Estación, debemos retomar el camino vehicular de tierra ubicado a la derecha de nosotros, por unos aproximados 240 metros, hasta encontrarnos con una nueva bifurcación. Escoger la de la izquierda, abandonando nuevamente el camino vehicular.

Foto – Nueva bifurcación. Debemos escoger la de la izquierda, abandonando el camino principal, pasando por la izquierda de un contenedor de basura.

Dejada atrás la última bifurcación, ingresamos a un claro sendero de orientación Norte, el cual ya nos permite ver con claridad la loma que contiene los miradores que visitaremos. Este tramo toma sólo 100 metros, debiendo nuevamente abandonar la huella más marcada y evidente, para tomar la de la derecha, señalizada, que va en dirección oriente.

Foto – Parte del tramo de 100 metros que debemos recorrer, en dirección norte.

Foto – En esta zona debemos abandonar el sendero y tomar el de la izquierda, existiendo una gran roca como punto de referencia.

Foto – Camino que debemos transitar

Este nuevo camino, como se dijo, parte en dirección Este, para a los pocos metros doblar hacia el Norte, y luego al Oeste. Siempre rodeando la loma principal que contiene el primer mirador. En un comienzo es algo confuso, pero ello se soluciona siguiendo el sendero apuntalado por piedras en su costado izquierdo. A los pocos minutos la huella se hace evidente, desembocando finalmente en nuestro primer Mirador y segunda estación de descanso, caracterizada por asientos de madera y árboles que nos proporcionan algo de sombra.

Foto – Viniendo por la huella apuntalada de piedras, debemos doblar a la izquierda.

Foto – Perspectiva del tramo más confuso. Seguir por el principal.

Foto – El camino posee una tenue bifurcación. Proseguir por la principal, a la derecha, apuntalada esporádicamente por piedras.

Foto – La huella pasa por una zona con piedras adheridas al suelo.

Foto – Tramo de tierra suelta, la cual se debe ascender con cuidado. Si bien no es una bifurcación, cuidado con seguir derecho. Lo correcto es tomar el principal, que dobla suavemente hacia la izquierda.

Foto – Aquí el sendero se torna evidente, en dirección oeste, y ya comienza a regalarnos interesantes vistas.

Foto – Primer Mirador y segunda estación de descanso.

Desde este Mirador nos encontramos a pocos minutos del principal, el de Loma Pelada, un poco más abajo, separado por un interesante Reloj de Sol. De esta manera, debemos bajar por unas escaleras acondicionadas para ello, rodeamos el Reloj de Sol por la derecha y, en aproximados 160 metros, llegamos al Mirador que le da el nombre al circuito.

Foto – Escalera que nos conduce desde el primer mirador al Reloj de Sol.

Foto – Reloj de Sol. Seguir por la huella emplazada a la derecha.

Foto – Mirador de Loma Pelada, lugar ideal para observar gran parte de Santiago.

Desde el Mirador de Loma Pelada comienza el regreso. Para ello, se debe retroceder por la misma huella que nos llevó al señalado mirador, hasta el Reloj de Sol. Desde allí, hay que tomar el sendero que nace en dirección sur, bastante ancho y demarcado, por unos 400 metros hasta una nueva bifurcación, la cual ya tuvimos la oportunidad de conocer, pero desde otro sentido. Aquí debemos doblar a la derecha, en dirección Oeste, por una nueva huella apuntalada por piedras.

Foto – De regreso del Mirador, en la zona del Reloj de Sol, nace el amplio sendero en dirección Sur que debemos elegir.

Foto – Tramo en dirección sur de la huella que seguimos de retorno.

Foto – Zona de descanso dentro del trayecto.

Foto – Zona de Bifurcación. Tomar la huella de la Derecha.

 

Foto – Perspectiva de huella hacia el Oeste.

Foto – Tramo del sendero de retorno, el cual debe transitarse sin tomar los desvíos que pudieren cruzarlo.

Después de unos 270 metros, llegamos a unos cercos transitables de madera, quienes dan inicio al último tramo desconocido y que, en general, sigue una orientación sur, rumbo a la primera estación de descanso. Este último sendero, perfectamente demarcado, luego de aproximados 190 metros, desemboca en la mencionada estación ya conocida. Desde allí, no queda otra que deshacer lo hecho por el camino que bordeaba la Zona de Picnic, retomando finalmente la huella de tierra hasta finalizar en la calle vehicular pavimentada.

Foto – Fin de la huella e inicio del tramo final, orientado hacia el sur.

Foto – Cruce de quebrada del último tramo.

Foto – Llegada a la primera estación de descanso y servicios básicos.

.

Recomendaciones

  • Dar aviso al Parque de que se desarrollará esta actividad.
  • Ir con las vestimentas adecuadas, según época del año.
  • Portar, a lo menos, 2 litros de agua o sucedáneo.
  • Llevar algún tipo de snack o ración de marcha.
  • No circular por otros senderos ajenos a los descritos, para evitar erosionar dichas zonas, además de eliminar el riesgo de extravío.
  • No molestar ni intervenir la flora y fauna local.